spot_img
spot_img

“Tengo una meta y es lo que me motiva cada día a levantarme”

Luís Díaz, a sus 60 años tiene un objetivo claro en su vida y nos es otro que el dejarle a su hijo una carrera.

Cuando empieza a hablar, Luís Díaz, se nota un hombre lleno de energía y ganas de hacer cosas. Es consciente que el cumplir años se transforma en un nuevo impedimento a la hora de encontrar trabajo, “Tengo casi sesenta años y ahora llevo casi un año en el paro. Al ser mayor cada vez me cuesta más encontrar un trabajo y se va haciendo más duro todo esto. Llevaba seis años trabajando de manera esporádica, contratos de seis meses, de tres y así”. A veces pierde su mirada en el infinito, está buscando la forma de explicarnos lo que hoy le toca vivir. “Es complicado trabajar de esta forma, con la nueva reforma laboral hemos perdido todos los derechos que teníamos, esos por los cuales yo mismo salí a la calle en los años setenta. Mira, sumando todos los trabajos temporales que he tenido, junto unos seis años cotizados, sin embargo, como no son continuos he perdido cotizaciones logrando juntar solo un año de prestación que ya pronto se me acaba”. Él era autónomo, llegó a tener cuatro personas trabajando con él, pero en un momento dado se dio cuenta que algo pasaría porque no era normal lo que estábamos viviendo en España, “Yo soy electricista y trabajé toda mi vida, he tenido hasta gente trabajando conmigo. A principios de los años 2006, 2007 me di cuenta que algo no iba bien, no era normal que un piso que había costado 5 millones en unos pocos años costase 50, no era lógico. No sé porque, quizás intuición pero decidí darme de baja de autónomo y trabajar asalariado. Suerte que di el paso, sino no tendría ni paro.”
Se ríe nervioso y vuelve a la carga, “ Es muy duro lo que estamos viviendo hoy en día en este país, que se supone primermundista. La juventud no tiene esperanza alguna, hay muchas familias pasando hambre. Yo después de todo tengo hasta suerte porque el piso lo tengo pagado, por lo que no tengo esas famosas hipotecas que ahogan a la gente. Me basta con tener para pagar las cuatro cuentas y comer, con eso tengo”. Sin embargo hay algo que le preocupa y a la vez le motiva, “Tengo un hijo que está estudiando. Estaba becado pero ahora no sabemos en qué va a quedar su beca. No nos han dicho la cuantía ni cuando se la pagaran. Yo tengo claro que él sea como sea tiene que acabar de estudiar. haré todo para que sea así, es lo único que me preocupa realmente”. Baja la cabeza y nos comenta, “Yo viví la crisis de los setenta y la de los ochenta y ¿sabes cuál es la mayor diferencia entre esas y esta? La edad, mi edad, con veinte años y sin cargas me comía el mundo. Ahora hay gente que depende de mí, sobre todo mi hijo, y ya estoy mayor”.
“La cosa está muy complicada para los jóvenes y para nosotros los mayores. Solo hay que ver esto, aquí en Santa Coloma el 60% de las personas que están en el paro son mayores de 45 años, eso es muy grave”.
“Yo tengo que hacer algo ya, no sé qué, pero mi hijo tiene que acabar de estudiar. Esa es mi meta y es lo que me motiva a seguir luchando cada día, a levantarme y a salir a la calle, sabes?”.
Luis, como muchas otras personas, es la cara cruel de esta crisis. Desde el Diari de Santa Coloma las mostramos.

ARTICLES SIMILARS

COMENTARIS

SEGUEIX-NOS

3,747FansAgradda
1,364SeguidorsSeguir
3,315SeguidorsSeguir
17SubscriptorsSubscriure

INSTAGRAM