spot_img
spot_img

Núria Parlon: «Nos falta la playa»

15/12/2015 – Dolors Sabater envidia que Santa Coloma pudiera soterrar la B-20.

En medio de la simpatía y complicidad que flota entre las alcaldesas, intentamos colar una pregunta con un punto de picardía para que ambas se mojen: “¿Qué envidiáis de la ciudad vecina?”. Se hace el silencio y, antes de soltar una carcajada destinada a contagiar a los presentes, la colomense Núria Parlon responde “¡La playa!”.

La separación entre Badalona y Santa Coloma se hace tan difusa y la convivencia de los ciudadanos entre ambos términos municipales es tan habitual que a veces se pierde de vista la realidad que apunta la alcaldesa socialista. “Tenemos el Besòs pero no playa”, matiza tras la respuesta inicial, poniendo en valor los quilómetros de parque verde que discurren en paralelo al río que separa el Barcelonés Nord de la capital catalana.

Dudamos entre la seriedad y la broma en las palabras de la alcaldesa e inquirimos un poco más para conseguir alguna otra cosa concreta que envidie de la hermana mayor de la comarca, pero Parlon insiste en que realmente la costa es la joya de la corona badalonesa: “Preguntadle a cualquier colomense y os dirá la playa”.

Dolors Sabater sale al paso y echa un capote a su colega: “Muchos vecinos de Santa Coloma vienen a la playa de delante de mi casa”. Sabater reside en el Manresà, el barrio que colinda con Montgat y que dispone de un amplio tramo de playa con abundante aparcamiento y al que llegan diversos autobuses procedentes de Santa Coloma, dos motivos que, cree la badalonesa, atraen a Santa Coloma a esta parte.

La herida de la autopista
“Sí hay algo que yo envidio de Santa Coloma, y es que haya sido capaz de enterrar la B-20”, interviene Dolors Sabater. Sin interpelarla, la política de Badalona pone sobre la mesa algo que todavía hiere la ciudad que ahora gobierna y que Santa Coloma, alaba, fue capaz de remediar. “

Badalona tiene la herida histórica de la autopista, impuesta en pleno franquismo sin medir las consecuencias. No hemos sido capaces de hacer nada, ni siquiera tenemos los laterales terminados. En cambio, Santa Coloma pudo enterrar la B-20 y además ganar un precioso espacio verde”, dice de forma altruista y espontánea Sabater.

Vista la seriedad de la respuesta del lado Badalona, volvemos a la carga con Parlon y sugerimos algún equipamiento del que aprender como el museo románico de Baetulo. “¡No entremos en piques!”, vuelve a bromear. Más allá de aquello que pueda complementar una ciudad de la otra, las dos coinciden en que hay que mejorar la autoestima ciudadana hacia sus municipios.

“A veces, interiorizamos las cosas malas y no sabemos ver las buenas. Nos absorbe la conurbación de Barcelona y necesitamos reforzar nuestro signos de identidad y querernos”. Incluso queriendo crear una sana rivalidad entre los atributos de cada una de las ciudades que lideran, parece imposible resquebrajar el entendimiento que Parlon y Sabater han establecido con vistas a un desarrollo de futuro beneficioso para ambas partes.

ARTICLES SIMILARS

COMENTARIS

SEGUEIX-NOS

3,747FansAgradda
1,364SeguidorsSeguir
3,315SeguidorsSeguir
17SubscriptorsSubscriure

INSTAGRAM