Registrat al Diari de Badalona

Los parados colomenses: “Cada vez es más difícil encontrar trabajo”

Alfonso tiene 50 años y está registrado en la Oficina de Empleo de Santa Coloma de Gramenet, que en septiembre arrojó una tasa de paro del 15,9% (en Badalona fue del 14,6% y en Sant Adrià del Besòs del 16,9%). Está parado. También literalmente. Y resignado. Y harto. Y decepcionado. A estas alturas, dice, descree de todo. Después de 25 años en una fábrica, lo echaron. “Empezaron con la reducción de jornada, pero se veía venir”. Alfonso dice que no confía en volver a encontrar trabajo. En su día, por falta de ganas y recursos, acabó la ESO y no estudió más. Como el 62% de colomenses que están actualmente en paro, según los datos de septiembre: 5.647 de 9.128. Roberto, de 24 años, optó por estudiar después de la ESO un grado medio que no le gustó y enseguida empezó a trabajar. Cuando se le acabó el contrato se apuntó al paro y le llegó un mail de Grameimpuls, el servicio local de ocupación de Santa Coloma, en el cual se le ofrecía un curso de forestación. “Aquí he descubierto que la montaña es mi pasión”, dice. Cuando acabe el curso, “intentaré buscar algo de esto y, si no hay suerte, haré otra formación”. Según Grameimpuls, los programas de formación en Santa Coloma actualmente tienen un porcentaje de inserción laboral del 50-60%; cifras muy por debajo de las que había en 2006 antes de la crisis.

La construcción, esa lacra

En Grameimpuls apuntan que el boom y la consiguiente caída del sector de la construcción en la crisis fueron condiciones imprescindibles para que la gente dejara de estudiar y para que, posteriormente, el paro creciera. “Mayoritariamente, la gente decidió dejar su formación y optar por ingresos fáciles, cosa a la que incentivaban las empresas de la construcción, que buscaban a las personas debajo de las piedras”, reconoce Ascensión Calderón, Jefa de Programas de Grameimpuls. Sergio, de 24 años, fue seducido por el dinero fácil de la obra a los 22. “Durante aquellos meses apenas fui a la universidad”, dice. Finalmente, decidió salir a tiempo “porque era incompatible: preferí empezar a trabajar los fines de semana y seguir estudiando”.

“Posiblemente, el tema de la construcción se acusó más en Santa Coloma que en otros sitios por las condiciones socio-económicas de la ciudad y porque aquí la Industria brilla por su ausencia”, recuerda Calderón. Muestra de ello es que, de las 9.128 personas en paro que hubo en la ciudad en septiembre, 1.191 (el 13%) provenían de la construcción. Sin embargo, no es el sector del que más derivan los colomenses en paro. Un 15% de los colomenses parados han trabajado previamente en el comercio mayorista y so, que no quería entrevistarse conmigo porque él no es muy buen ejemplo. La pregunta es quién decide quién lo es. Se sacó la ESO con 19 años y después cursó un grado medio en Electrónica. Ahora está en paro, pero durante este tiempo ha hecho tres cursos en Grameimpuls -Pladur, placas solares térmicas y telefonía/electrónica-, el último de los cuales no ha cumplido con sus expectativas.

Oscar pertenece a la franja que la Administración considera como adulta: de los 30 años en adelante. Si bien las edades que más se repiten entre los desempleados colomenses son las que van entre los 45 y 49 años (1.369 personas de las 9.128), entre los 55 y 59 años (1.240 personas) y entre los 40 y 44 años (1.182 personas). Es decir, que la mayoría de población colomense en paro es adulta –en septiembre sólo hay registradas en el paro 465 personas entre 20 y 24 años-, tendencia que se repite en municipios del entorno -por ejemplo, en septiembre, en Badalona, 5.791 desempleados de los 15.955 totales fueron de edades comprendidas entre los 45 y 59 años-, pero no, sin embargo, en el conjunto del Estado o de Catalunya, donde los parados de 16 a 24 años copan las estadísticas porque se sigue otra metodología de medición.

“Cada vez es más difícil encontrar trabajo”

Verónica. 22 años. Desempleada. Forma parte de las 4.424 mujeres paradas en Santa Coloma durante el pasado mes de septiembre; mujeres que, en esto sí, se igualan a los hombres: 4.704 en septiembre. Verónica acabó la ESO y empezó el bachillerato científico, “pero tuve que dejarlo por enfermedad”. Cuando se recuperó, cursó un grado medio de farmacia, “y al acabar busqué trabajo y me contrataron como agente cívico en el Ayuntamiento de Santa Coloma durante casi un año”. Cuando se le acabó el contrato, se apuntó al paro y empezó en Grameimpuls un curso de monitor de tiempo libre infantil y juvenil. A pesar de su juventud, Verónica comenta que “entre que tienes que pagarte tú los títulos y que intentas ayudar en casa, las matrículas son inasequibles”. En trabajo, “veo que cada vez es más difícil y que hay más requisitos”. Oscar, por su parte, reconoce que la mayoría de trabajos que ha tenido han sido por enchufe. “Con 33 años a veces me he sentido mayor para volver al mercado laboral: la crisis ha hecho que cada vez nos cueste más. Para cualquier cosa piden demasiado; aunque sea un trabajo poco cualificado como mozo de almacén”.

Esto también lo ha visto Carlos, que con 24 años “no estoy apuntado al paro porque estuve 6 meses pero no me sirvió de nada”. Ahora mismo está estudiando un grado superior de informática, “pero si pudiera volver atrás estudiaría bachillerato. En la ESO me vendieron que si hacía un grado medio, podría compaginarlo con un trabajo para ganar dinero. Lo que nadie me explicó es que no habría trabajo”. Carlos es uno de los chicos con los que trabaja Lee Redondo en el proyecto de kárate inclusivo de la Biblioteca Can Peixauet. “Hace 3 años tuve una mala época y un amigo me habló del proyecto. A través del proyecto he podido trabajar esporádicamente en la ciudad: en Torribera, de técnico informático en la biblioteca o ahora haciendo clases de kárate en las AMPA’s de los colegios”. Carlos solicitó cursos en Grameimpuls para mozo de almacén o electricista pero no se los concedieron porque estaba estudiando. El chico afirma que “ahora es más difícil conseguir trabajo aun siendo joven; como no hay trabajo, ahora no vale con trabajar por uno: tienes que hacerlo por dos".

Afegeix el teu comentari