Registrat al Diari de Badalona

La UCA: una especie en vías de expansión

Bernat López
Vives y Garcés, miembros de la junta de la UCA I Foto: B.L.
El impacto de las pistas Antonio Amorós ha afianzado el proyecto de la entidad: llega el momento de buscar el crecimiento cualitativo.

05/12/2016 – El impacto de las pistas Antonio Amorós ha afianzado el proyecto de la entidad: llega el momento de buscar el crecimiento cualitativo.

La Unió Colomenca d’Atletisme es feliz en su nuevo ‘hogar’. Hace año y medio que la UCA formalizó su ‘mudanza’ a las pistas de atletismo Antonio Amorós y el balance que se hace desde la junta de dicho canvio de aires no puede ser más positivo.

El club ha crecido hasta superar los 700 socios y en términos deportivos también se está avanzando. Un ejemplo bien claro lo encontramos en la Liga Catalana. De quedar campeones del grup ‘D’ hace un año, la UCA ha escalado hasta la séptima plaza del segundo grupo en este último curso. Jesús Garcés, presidente de la entidad, y Rafael Vives, secretario de la directiva, nos reciben en la instalación dedicada a Amorós para hablar del presente y del futuro en clave amarilla.

¿En estos momentos, cuál es la situación de la UCA a todos los niveles?

J: Hemos aumentado la cifra de miembros del club, tanto a nivel escolar como en federados. Cuando vinimos a las nuevas pistas rondábamos los 200 niños en edad escolar y ahora la escuela deportiva de atletismo ya ha crecido hasta tener a más de 400 alumnos. En federados nos ha pasado un poco lo mismo, pasando de 90 atletas a unos 160. En general, el club ha crecido en todas sus áreas a lo largo del último año y medio. Ya disponemos de catorce monitores y seis entrenadores.

R: Yo diría que lo más importante es que todos los monitores han surgido de la base de la UCA. Son gente joven y titulada que ha crecido en el club y que está totalmente preparada. Dani Barrero, el director deportivo, es un poco la cabeza visible de este grupo de jóvenes que se ha convertido en el alma de la UCA. Nosotros ya somos los veteranos. Creo que el milagro de esta entidad ha sido no desaparecer cuando nos iban moviendo de sitio para entrenar.

¿Económicamente cómo se ha gestionado el crecimiento del club?

J: De momento las cifras nos salen. Por suerte la entidad no sufre pérdidas. La escuela de atletismo aporta una cantidad y nosotros aparte organizamos diferentes carreras a lo largo del año para poder cubrir con todos los gastos. No vamos ni sobrados ni faltos de nada.

R: Siempre hemos tenido que hacer equilibrios, igual que todas las familias. Ahora la escuela se mantiene sola y ayuda al resto del club. Luego está el tema de las subvenciones, que es un mundo distinto. A mi modo de ver, lo mejor es que económicamente se va avanzando y que deportivamente las pistas hacen que el club funcione muy bién. Va todo rodado.

¿La UCA sufre de morosidad?

J: Pues por suerte no tenemos este problema. Casi no se dan estas situaciones. La suerte es que las familias necesitadas pueden acudir al Ayuntamiento para solicitar becas de formación deportiva. Nos coordinamos con el Consistorio para acoger a dichas personas.

R: Si nos encontramos con algo así, la junta lo trata y lo aborda. Hay que entender que, a día de hoy, aún hay muchas personas que desgraciadamente no tienen un puesto de trabajo.

¿El atletismo está recuperando protagonismo en la ciudad?

R: Yo creo que sí. Una de nuestras ilusiones en relación a las pistas era poder ofrecer a todas las escuelas de Santa Coloma la posibilidad de venir aquí y pasarlo bien con el atletismo. Poco a poco, lo estamos consiguiendo. Lo que queremos es que esta instalación se utilice al máximo. No podemos permitir que se deteriore por falta de gente.

J: Estoy con Rafa. Ahora tenemos un proyecto de subir el nivel deportivo del club. Tenemos muchas esperanzas en los jóvenes que están en la escuela. Hay talento y, si conseguimos retenerlo, creo que podremos intentar competir para llegar a la División de Honor catalana e incluso llegar a alguna categoría nacional en cuatro o cinco años. Es complicado, porque hay gente que se nos va justo cuando empieza a destacar de verdad. Haciendo un símil de fútbol, somos un poco como el Sant Gabriel, la Damm o el Cornellá. También es un placer que chicos i chicas formados aquí den el salto.

Ahora se tiene que terminar de formalizar qué tipo de tasas municipales se van a tener que pagar para el uso de las pistas ¿Se está negociando?

R: Oficialmente no se ha dicho nada. Desde que estamos en las pistas no se han pagado tasas. Esto tiene una parte positiva, que no se paga, y una negativa, que aquí entre comillas puede entrar todo el mundo. Lo bueno es que la gente de la UCA prefiere hacerse socia del club para gozar de una estructura organizada y no venir a las pistas por libre teniendo que pedir un permiso especial al Ayuntamiento.

J: Deportes cuenta con nuestra opinión y nosotros asumimos que esto se tiene que normalizar. Vamos a colaborar entre todos. Cuando se cierre este círculo sólo nos quedará mirar hacia delante. En cuanto a las tasas, se ha hablado de que la cuota que pagan los socios y la tasa no debe sumar más que la cifra que tendría que abonar una persona de fuera del club para entrenar en las pistas.

¿Qué ambiente hay en el día a día de la Unió Colomenca d’Atletisme?

R: En la UCA se respira el ambiente característico del atletismo. Aquí todo el mundo tiene su sitio. Da igual el físico. El atletismo es la base de muchos otros deportes y hay modalidades para todas las personas. Aquí no existen los banquillos ni los suplentes.

J: Creo que es importante destacar que este ambiente también lo han ayudado a crear entrenadores imprescindibles para el club, como José Pérez Panadero, Fernando Francisco, Sílvia Morcillo y Rafa Caro. Están con nosotros des de siempre y su ayuda es clave, no sólo en términos deportivos.

Afegeix el teu comentari