Registrat al Diari de Badalona

El Parc Fluvial estrena un horario más razonable y abre a las ocho

Jordi Corachán
Aspecto de las obras del Parc Fluvial a la altura de Pompeu Fabra. Foto: Ernest Prats
Muchos usuarios saltaban la valla antes de su apertura, a las diez

Eran las 8 de la mañana del 14 de abril. Por primera vez en sus 17 años de historia, el Parc Fluvial del Besòs abrió sus puertas a las 8 de mañana y no a las 10 como era habitual. Esta era una de las principales demandas de los usuarios de los casi cinco kilómetros de espacio público. Eran muchas las personas que todos los días se saltaban la valla de prohibición para poder hacer deporte antes de ir al trabajo o, sencillamente, dar un paseo a primera hora. Por una cuestión económica, relacionada con los costes de la compañía de seguridad, el recinto no abría antes de las 10 en una época del año. Al final, la Diputació de Barcelona, que gestiona el parque metropolitano, ha accedido a adoptar un horario más racional: de 8 a 21 horas.

La Diputació ha tomado esta decisión, a propuesta del Ayuntamiento de Santa Coloma, que hace meses que viene recopilando las peticiones de muchos vecinos para ampliar el horario. La resolución se precipitó tras el grave atropello, el día 1 de marzo, de una funcionaria municipal por parte de un ciclista antes de la apertura del parque. Del accidente, fue testigo la alcaldesa Núria Parlon que, como su compañera y el ciclista —y otras muchas personas— también había saltado la valla, que se levantaba a las 10 horas.

Obras en Pompeu Fabra
El estreno del nuevo horario ha coincidido con las obras del rebosadero del colector de la calle Pompeu Fabra al río Besòs, que comportan restricciones a la circulación de bicicletas. Pues bien, este punto también está resultado problemático, ya que algunos ciclistas incumplen las señales que les obligan a bajar de la bicicleta y recorrer a pie algo más de cien metros. Hay quien no respeta las normas y pone en peligro a los transeúntes, pero tampoco hay nadie en ese lugar que las haga cumplir.

La convivencia entre ciclistas y caminantes es una de las cuestiones que más preocupan a los responsables del Parque Fluvial. Las discusiones son frecuentes y, de vez en cuando, se registra algún atropello e incluso algún choque entre ciclistas. El más importante se registró el pasado 20 de septiembre y causó la muerte de un joven, tras una colisión frontal. Estos días la familia ha solicitado testigos a través de las redes sociales.

Límite de velocidad
La propia alcaldesa participó en enero en una campaña informativa sobre los nuevos límites de velocidad para los ciclistas, que se han establecido en 20 kilómetros por hora. Pese a las señalizaciones con pintura blanca en la calzada, algunos tampoco las respetan, y menos aún los carriles específicos para bicicletas. Pese a estos problemas, la normalidad es la norma general, si se tiene en cuenta que en torno a 500.000 personas visitan todos los años el Parc Fluvial, que se abrió en el 2000. Antes hubo que retirar las torres eléctricas e instalar depuradoras en la cuenca del río, para que sus aguas permitieran la vida de peces, aves y plantas. Esas inversiones, provenientes de fondos europeos, permitieron convertir la baldía cuenca en un parque estupendo.

Afegeix el teu comentari